Llegó el Otoño, un tiempo de ajuste Nutricional

Llegó el otoño, y con el la vuelta a la cotidianidad, interrumpida por un periodo de transición y descanso llamado verano. Septiembre representa un mes de transición y durante este periodo, debemos ajustar nuestro organismo a todos los cambios que surgen y que lo afectan directamente.
  1. Cambios climatológicos: lluvias, bajadas de temperatura, menos luz diaria.
  2. Cambios Físicos: producidos por el cansancio directo o indirecto de las vacaciones
  3. Cambios Psíquicos: producidos por el estrés del día a día, vuelta al trabajo, vuelta al cole, etc.
Dentro de un programa de ajuste a estos cambios, he considerado que se pueden tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para llevar satisfactoriamente este periodo, concentrando nuestros esfuerzos micronutricionales, en lo siguiente.

Aporte de Antioxidantes y ayuda cardiovascular: En esta época del año, hay una gran variedad de frutas, destacándose especialmente la UVA, la cual es un alimento de gran variedad en España, que posee un gran potencial antioxidante necesario para este momento climatológico. Las uvas son ricas en agua, hidratos de carbono, minerales (Potasio, magnesio, calcio, azufre,etc) y vitaminas concretamente su riqueza es elevada en complejo B, importante en el funcionamiento del sistema nervioso. Otro nutriente contenido en las uvas es el RESVERATROL, además de tanino, flavonoides todos ellos con carácter antioxidante. En el último seminario que he asistido de Nutrición Celular Activa, han hecho especial énfasis en el uso del resveratrol para nuestro cuidado cardiovascular. Por ello la recomendación de una copita de vino al día es de especial ayuda para nuestro organismo. Son muchas las investigaciones que se han realizado sobre este polifenol, les invito a documentarse de todos los beneficios que nos aporta.

Nutrientes para la función cerebral: durante este periodo, es común que se presenten las llamadas astenias otoñales, debido a que la vuelta al trabajo, al cole, requiere un esfuerzo psíquico importante, con una buena dosis de concentración, atención y memoria, por ello es recomendable reforzar el funcionamiento químico cerebral, sugiriéndoles iniciar una ingesta de micronutrientes que contengan los principales aminoácidos y vitaminas como: L-Fenilalanina, L-tirosina, L-glutamina, Vitamina C, Colina, Fosfatidil colina, Ginkgo biloba, tiamina, niacina, riboflavina, vitamina B6 entre otros. Estos nutrientes trabajaran a nivel de neurotransmisores y activaran mejor el funcionamiento de respuesta celular.

Equilibrio Emocional, igualmente nuestras emociones también se ven afectadas durante este periodo, y la ansiedad, perdida de sueño, estados depresivos pueden presentarse fácilmente, así mismo les recomiendo añadir a nuestro botiquín de otoño, infusiones de Valeriana y también Flores de Bach, especialmente el Impatiens que nos ayuda a controlar la intranquilidad que nos produce el agobio de las circunstancias.

Como pueden observar, la salud es integral y todos los aspectos deben ser cubiertos para lograr un equilibrio y bienestar de vida. Buena Salud para todos y un Feliz Otoño.

Comentarios